Carta a Hernan Benitez (04-09-1957)

Caracas, 4 de septiembre de 1957

Señor R. P. D. Hernán Benítez

Buenos Aires

Mi querido amigo:

Al terminar la etapa que podríamos llamar del "fraude constituyente", deseo hacerle llegar mi saludo y mi palabra, como a uno de los que trabaja­ron para alcanzar los resultados que, pese al fraude, demostraron un estado de opinión lapidario para la canalla dictatorial.



Sé bien que no conoceremos nunca los resultados reales de esa farsa, pero sé mejor aún que ellos la conocen en toda su elocuente realidad y eso me basta. Sería inútil hacer cálculos subjetivos ya que conocemos una ver­dad: el Pueblo sigue firme pese al fraude, a las masacres y los fusilamientos. Las torturas y el terror no han sido capaces de doblegar al Pueblo y la místi­ca ha resistido, en las peores condiciones, una prueba de fuego. Eso me sa­tisface.

Las elecciones, en cambio, nos han dado una pauta definitiva para el futuro: en cualquier elección se hará fraude. La dictadura no puede ni quie­re ofrecer al país sino una legalidad fraudulenta. Se ha decidido dejar un Go­bierno continuista mediante cualquier procedimiento. Lo hará por el fraude o la violencia, como lo ha hecho todo. Si llama a elecciones hará fraude y, si aun mediante este arbitrio, no consiguiera imponer su voluntad, dará un gol­pe de estado "gorila" y tratará de perpetuarse. Ese golpe ya está decidido pa­ra ése o cualquier otro caso necesario. Sería ingenuo de nuestra parte no comprenderlo así.

Frente a esas condiciones creadas, nuestra conducta no puede ser otra que enfrentar la realidad. Sólo Frondizi puede creer lo contrario, porque él juega a dos cartas: mientras trata de robarnos votos a nuestro Movimiento, mendiga a la dictadura la posibilidad de que lo dejen actuar, esperando que le dejen ganar, sin percatarse que su suerte está ya decidida. Su frenético de­seo de ser Presidente lo ha perdido. Está vetado por la dictadura y nuestra gente sabe que es también un enemigo. Estoy convencido que Frondizzi no será nunca aceptado por la dictadura, porque para ella es peronista, y nuestra gente no lo puede aceptar porque ha sido de la "libertadura".

Nuestra acción es simple: debemos seguir en el camino emprendido. Las elecciones son para nosotros un hecho más de la dictadura, que no pue­de cambiar nuestros planes, ni modificar nuestras anteriores decisiones. Se impone, en cambio, intensificar y extender la organización, perfeccionar los enlaces y mantener una conducción más centralizada, todo ello encaminado a mantener la cohesión de la masa para hacerle llegar las directivas dirigi­das a mantener la unidad de acción indispensable. A ese efecto, como la distancia hace imposible mi acción directa, el compañero Doctor John W. Cooke, tomará la conducción desde Chile y se encargará de reemplazarme. El mantiene permanente contacto conmigo y sus decisiones son las mías. Así lo hemos hecho saber a todos los organismos partidarios y agrupacio­nes sindicales.

Le ruego, en consecuencia, que haga saber a todos nuestros amigos y compañeros esta decisión, a los fines de una conducción más ajustada a la realidad y necesidades actuales. El Doctor Cooke comunicará en el futuro las decisiones y directivas del Comando Superior Peronista y él debe ser obedecido. Nadie más puede invocar esa autoridad y menos aún mi nombre para el manejo y conducción de nuestras fuerzas.

Veo en las aventuradas iniciativas el terrible peligro de una confusión futura. Los que sueñan con formar nuevos partidos están fuera de la realidad y apoyan solapadamente a la dictadura en su designio de dar apariencias de legalidad a un acto ilegítimo y fraudulento que prepara para lograr un escape político que no tiene por otro camino. Hacerle este juego a la canalla dicta­torial es toda una traición al Pueblo y así lo denunciaré en su hora. Nunca más que ahora es necesario "cerrar filas" en el Peronismo. El confusionismo es dictatorial y de los que desean pescar a río revuelto: hay que oponerle un frente unido y una masa cohesionada, lo que ya está logrado, sólo falta apo­yarlo y propugnarlo por todos los medios.

Un gran abrazo.

Juan Perón

  • Visto: 2581

PERÓN ... Vence al tiempo © 2003 a la Eternidad

Todos los derechos reservados a defender a la Patria