Carta a Rogelio Frigerio (24-05-1969)

Madrid, 24 de mayo de 1969.

Señor Don Rogelio Frigerio

Buenos Aires

Querido amigo:

No he querido contestar por correo su amable carta del mes de abril porque, conociendo las triquiñuelas del correo, no tengo la menor duda que su correspondencia es controlada. Por eso he tenido que esperar el viaje de un amigo de confianza para contestarla.

Comienzo por acusar recibo de su envío. Muchas gracias.

Con referencia al interesente contenido de su carta, con el que estoy de acuerdo, paso a contestar en el mismo orden de su carta:

1).- Como era menester dar una consigna a los dirigentes de la Rama Política, no era posible pasar por alto el aspecto irregular de la dictadura militar, totalmente irrepresentativa. Por eso, entre las consignas para la agitación política, establecimos la de reclamar un Gobierno elegido por el Pueblo y, en consecuencia, representativo ya que, el actual, solo representa a un sector del Ejército. No se ha reclamado elecciones para este momento que creo, como Usted, no es viable hoy.

2).- Como Usted anota, la Rama Sindical, previa organización, tiene ya la consigna de comenzar a agitar sobre los temas que Usted conoce. El instrumento que se ha de encargar de esa tarea, no esta a punto y las "62 Organizaciones" desarrollan actualmente un intenso trabajo que prepara ambas cosas. Como Usted bien dice, se ha perdido la oportunidad de aprovechar la falta de compensación de los salarios, pero ello ha sido a causa de su falta de unidad, organización y preparación.

3).- Todo este asunto nos ha tomado un poco desorganizados y sin preparación, como consecuencia no solo de la larga lucha, sino también por una falta de cohesión, producto del empeño gubernamental en la destrucción sistemática de la unidad de la Clase Trabajadora. La unidad de la Rama Sindical del Movimiento progresa rápidamente y esperamos que, en poco tiempo más, ya podremos comenzar nuestro trabajo con un cierto grado de unidad de acción, indispensable para un trabajo serio. Las instrucciones han sido impartidas en el sentido que Usted me menciona, esperamos alcanzar un mínimo de organización, para comenzar su ejecución.

4).- Sobre lo que Usted llama "el recurso final de la dictadura" para el caso de que ya no aguante la situación que se esta perfilando, me parece muy atinado pero, para ese entonces, podremos estar en acción y preparados para impedirlo, porque en ese empeño estarán también las Fuerzas militares que actualmente ya comienzan a colocarse frente a la actual dictadura. De ellas una parte es puramente gorila pero hay otras que nos son afectas y nos necesitan. Todo dependerá del grado de eficacia que hasta entonces podamos alcanzar con nuestras fuerzas.

5) No conozco lo que, en el sentido electoral, puedan haber dicho las "62 organizaciones" pero, en cualquier caso, eso tiene mayor importancia, ya que se trata de una cuestión que no les concierne. Es difícil impedir que los muchachos saquen los pies del plato de cuando en cuando. Su misión esta circunscripta a los temas que Usted conoce del "memorándum Adicional a las Directivas Generales". En unas directivas enviadas en marzo por cinta magnetofónica, ya figuran los objetivos concretos y las consignas con que se debe iniciar la acción sindical dentro de la Rama Sindical del Movimiento y, en abril, por otra cinta magnetofónica, se ha tratado de aclarar la situación argentina en lo absoluto y relativo, como para que ningún peronista pueda tener dudas al respecto. Espero que se las haya hecho conocer Paladino, en caso contrario, le ruego que se las pida y las escuche.

Tiene Usted razón que ha sido lamentable que hayamos recibido sin quejas el risible aumento del 8% y más aún del 25% de que me habla en su carta, pero todo esto es producto de una falta de organización, unidad y preparación adecuada. Toda acción gremial necesita una agitación previa, como también una preparación orgánica que pueda apoyar la ejecución. De lo contrario las organizaciones se exponen a derrotas como la que acabamos de presenciar con la huelga de los petroleros, que conducen a represalias violentas como las que ha tomado la dictadura, cuya consecuencia es el desaliento del movimiento obrero.

Con referencia a los participacionistas, según los dirigentes de las "62", no tienen importancia. Me afirma en ello el conocer la posición de algunos de los que concurrieron a la reunión de Onganía, como asimismo la garantía de las promesas que tengo de ciertos dirigentes sindicados como participacionistas. Me equivocaría si esos llegaran a fallar, pero siempre queda el reaseguro de las "62" y la masa obrera que, en este sentido, es insospechable.

Mi acción, por ahora, se reduce a la participación de directivas, en las que se toman los aspectos políticos y sindicales que han de irse preparando simultáneamente, para ponerse en condiciones de operar luego armónica y coordinadamente. Para ello la organización es de fundamental importancia y por eso estamos dando impulso por todos los medios. En pocos días más me he de reunir con los dirigentes políticos y a renglón seguido con la Comisión Directiva de las "62". Allí, personalmente, les impartiré mejor las consignas de un plan que ya tenemos armado, a fin de poder operar simultáneamente en los dos campos coordinadamente y en firme. Otros aspectos, que se están ya presentando, pueden ser de gran ayuda en el sentido de presionar y aún decidir las cuestiones fundamentales.

Por mis informaciones, creo que se acercan los momentos más propicios para una acción de conjunto y, organizados medianamente, no los dejaremos pasar sin hacer lo necesario. Hay muchos factores que aconsejan no lanzarse insólitamente sino después de haber preparado convenientemente el clima que, si bien ha mejorado mucho, no esta aún a punto para proceder.

Muchas gracias por todo; le ruego que salude a los suyos y acepte, junto con mi saludo más afectuoso, mis mejores deseos. Isabelita me encarga también que le transmita los suyos para Usted y familia.

Un gran abrazo

Juan Perón

  • Visto: 2444

PERÓN ... Vence al tiempo © 2003 a la Eternidad

Todos los derechos reservados a defender a la Patria