Nuestros Heroes

Marcelo Daniel Massad*

Marcelo Daniel Massad, nació el 31 diciembre de 1962 en la "Clínica Maternal" de Lomas de Zamora. Hijo del matrimonio de Said Osvaldo Massad y de  Dalal Abd, ambos de ascendencia siria. De esta unión nacieron tres hijos: Marcelo Daniel, Yamilé y Karina.  Siendo Marcelo Daniel el mayor, sumemente protector con sus hermanas.En el idioma de sus ancestros, Massad significa afortunado. Fue conocido en su círculo de íntimos por su segundo nombre, Dani. Dani realizó sus estudios primarios en el "Lincoln Collage". En el transcurso de su séptimo grado, el "Rotary Club" entregó una medalla distintiva al mejor compañero.  Dani fue premiado por su carisma y aptitud para entablar amistades. Realizó sus estudios secundarios en el Colegio "San Andrés"destacándose por su aplicación y capacidad. Acostumbraba reunir a sus amigos en su hogar para orientarlos en el estudio. También asistía a boliches bailables con ellos y otras actividades recreativas. Si bien prefería el rock and roll, su gusto musical abarcaba varios estilos. Ejecutaba la guitarra junto a su hermana Yamilé.  Le agradaba compartir tiempo con su familia y asistir a misa con su madre. Una de las grandes pasiones que lo distinguió fue su entrega al deporte. Practicaba,  básquetbol, tenis y fútbol. Eligiendo este último para desarrollar su potencial. Jugaba en la quinta división del club  Banfieldcon el puesto de arquero. También jugó en el "Country Club" de Banfield. De carácter reservado, algo tímido e introvertido. Era un muchacho guapo, espigado y muy elegante. Otra de sus pasiones fueron las matemáticas y para forjarse un sólido futuro se inscribió en la Facultad de Ciencias Económicas. Con la firme intención de ser contador público rindió exitosamente el curso de ingreso. Obtuvo uno de los ocho mejores puntajes sobre un total de quinientos. Fue en ese lapso, cuando fue llamado para cumplir con el servicio militar el 23 de marzo de 1982. Se  incorporó así al Regimiento de Infantería 7 "Coronel Conde" de La Plata. Integraba la compañía B. Trasladado al seno del conflicto con Gran Bretaña, llegó a Puerto Argentino el 13 de abril. La fe religiosa cuidadosamente alimentada por su familia,  lo condujo a  llevar siempre un rosario en el cuello. Este tenía una particularidad: la mitad era marrón oscuro (y era parte del que le fue entregado en Malvinas, y  la otra mitad era blanco ambarino y era parte del que le había dado su madre antes de partir para las Islas).  Su madre recuerda los últimos momentos compartidos cuando Marcelo  animadamente la tranquilizaba sin dejar de ocultar su entusiasmo por defender su bandera. Estaba comprometido con una muchacha llamada "Niki", en el momento de acudir al conflicto. Un intenso intercambio epistolar acortó la distancia entre ambos. Daniel cayó porque, por iniciativa propia, fue a avisar a un grupo de camaradas que no habían escuchado la voz de repliegue. En ese momento, los ingleses desencadenaron el más devastador de sus ataques. Fue alcanzado por una ráfaga, cuando se disponía a seguir a sus compañeros que habían acatado la orden. Fue la noche del 11 de junio, en Monte Longdon. Su cuerpo yace en el cementerio argentino de Darwin en una tumba cuyo nombre es sólo conocido por Dios. El acta de defunción fue realizada en la ciudad autónoma de Buenos Aires por el Registro del Estado Civil y Capacidad de las Personas el día 5 de agosto de 1982. Establece el deceso el día 10 de junio. Fue ascendido a cabo p.m. y se le otorgó la condecoración "La Nación al muerto en combate". La Municipalidad de Lomas de Zamora por ordenanza 4.503, hizo colocar una placa recordatoria en la esquina de la Avenida Alsina y Maipú en la ciudad de Banfield. También por ordenanza 5939, impuso el nombre de soldado Marcelo Daniel Massad a la primer calle que corre paralela al sudeste de la Avda. de la Noria, con dirección SE a NE entre las vías del ferrocarril Sarmiento y Avenida 104. En 1995, la AFA organizó un campeonato amateur en Banfield dándole su nombre. Lo propio hicieron las autoridades del Club Banfield imponiendo su nombre a una de las salas de reuniones. Por su trayectoria deportiva el nuevo gimnasio emplazado en su localidad natal lleva su nombre. Otro homenaje le tributó el cuerpo de bomberos de Banfield y Lomas de Zamora el 16 de junio del 2007 al bautizar como Marcelo Massad una autobomba de la institución. El 4 de abril de 2011 por iniciativa del intendente del Partido de Lomas de Zamora,  se realizó una encuesta a todos los vecinos de Banfield para elegir entre varias figuras que se destacaron en la historia Argentina, qué nombre llevaría la primera terminal  de ómnibus de la localidad. Por voluntad popular, hoy lleva el nombre de Soldado Marcelo Daniel Massad. En septiembre de 1982, el  músico Alberto Cortes, le dedicó una canción llamada: "A Daniel, un chico de la guerra" en su disco: "Entre líneas". Cuando la ráfaga de fuego, que le dio muerte, alcanzó su figura, sus manos  estaban fervientemente aferradas al doble crucifijo de su rosario. Hoy es la posesión más preciada de su madre. Parte de la información es aportada por su madre, Dalal Massad,  quien viajó cuatro veces a las Islas Malvinas. Recuerda la primera experiencia como una situación difícil de atravesar. Pudo visitar el cementerio argentino de Darwin, resultándole ingrata la partida. Sintió que al irse de ese sitio estaba abandonando a todos los caídos. El resto del informe, se construyó en base a una síntesis de la biografía del Soldado Daniel Massad publicada en el libro: "Malvinas, 20 años, 20 héroes" y la reseña biográfica que elaboró el Padre Vicente Martínez Torrens de cada uno de los héroes en Malvinas) * Escrito por  Julia Cao, hija de Julio Rubén Cao, maestro, soldado, héroe caído en Malvinas el 14 de junio de 1982. Julia además es empleada de TELAM SE e integrante de la Comisión de Familiares de Caídos en  Malvinas. Algunos datos fueron brindados por el P. Vicente Martínez Torrens.
  • Visto: 6972

Julio César Lobos*

Julio César Lobos nació el 8 de Junio de 1962,  en la ciudad de San Cristóbal, sita en la provincia de Santa Fe. Tuvo tres hermanos: dos varones y una mujer de nombre Lorena. Cursó sus estudios primarios en la Escuela Nº 409 “Manuel Belgrano” de San Cristóbal y los secundarios en la Escuela Agrotécnica “Lanceros del Sauce “de la cual obtuvo el título de Técnico Agrónomo.  Aplicado y responsable en su desempeño escolar. Por su alegría, compañerismo y don de gentes cosechó cuantiosas amistades. Amante de la vida en la naturaleza y las actividades propias del campo, se abocaba a la apicultura, aunque en reiteradas ocasiones regresaba a su hogar hondamente afectado por picaduras de abejas, ya que era alérgico a estas. Aficionado a la pesca y caza de pájaros; solía realizar estas actividades junto a sus hermanos y abuelos. No le dedicaba demasiado tiempo al deporte. En estilos musicales, prefería el rock and roll y las canciones románticas. En las comidas, principalmente el asado.  Había realizado, esporádicamente algunos trabajos junto a su padre en una tornería, además de dedicarse a las labores de pintor. Para realizar su servicio militar fue convocado por la Armada Argentina. Luego del periodo de instrucción su destino fue el Crucero ARA General Belgrano.  La experiencia lo entusiasmaba intensamente, ya que era afín a la vida en el mar. Zarpó desde la Base Naval Puerto Belgrano (Bs. As.) rumbo a las islas Malvinas el 16 de abril de 1982. El Crucero entró en el área asignada el día 28. El 2 de mayo fue atacado y hundido por dos torpedos lanzados por el submarino británico Conqueror en un punto situado a los 55º 24′ de latitud S y 61º 32′ de longitud Oeste. Este héroe nacional ofrendó su vida un mes y algunos días antes de cumplir sus 20 años de edad. Fue ascendido p.m., según decreto 342/95, a Cabo Segundo. Su nombre, para memoria de las futuras generaciones, fue incluido en el cenotafio de la plaza San Martín en el Barrio Retiro de Buenos Aires en la placa XV, línea 10. También en el Monumento del cementerio argentino en Darwin en el muro oeste, placa 13, línea 17. En su localidad natal existe una rotonda que lleva su nombre,  al igual que un aula de la Escuela agrotécnica “Lanceros del Sauce” (en la cual realizó sus estudios secundarios). También el salón de usos múltiples de la Escuela Belgrano,  lleva el nombre del Soldado Lobos. (Aporta la información,  uno de sus hermanos, Marcelo Lobos, quien viajó a las Islas Malvinas en el año 2009. Deseaba ir “con toda su alma” y vivió este acontecimiento con ansiedad y nervios. Fue muy gratificante para él el hecho de conocer otros familiares de caídos; aplacó su soledad, aunque le resultó impactante presenciar el llanto de otras madres. Esta experiencia le generó sentimientos de  paz y tranquilidad) * Escrito por  Julia Cao, hija de Julio Rubén Cao, maestro, soldado, héroe caído en Malvinas el 14 de junio de 1982. Julia además es empleada de TELAM SE e integrante de la Comisión de Familiares de Caídos en  Malvinas.
  • Visto: 4360

Julio Ruben Cao*

El 18 de Enero de 1961,  Delmira Hasenclever de Cao,  dio a luz a Julio Rubén Cao,  en la Maternidad Goñe,  localidad bonaerense de Ramos Mejía.  Su padre,  de homónimo nombre, lo recibió al eufórico grito de: ¡Es un varón! Venía a iluminar la infancia de su hermana Graciela Beatriz,  cinco años mayor que él,  con quien compartiría los más cándidos momentos.  Años después llegarían los benjamines de la familia: Roberto Marcelo, y Viviana Sandra. Los dos primeros años de Julio, transcurrieron en Lomas del Mirador.  Residía en una de las habitaciones de la casa de sus abuelos maternos.  Hostiles tiempos en el terreno de lo económico para sus padres,  quienes debían trabajar arduamente para satisfacer las necesidades de sus hijos. Delmira era operadora en una fábrica de lencería femenina, y Julio desempeñaba funciones como tornero en un taller de la zona. Como resultado de su constancia y tenacidad,  Julio y Delmira pudieron materializar el sueño de comprar el terreno propio,  en la colindante Tablada.  Así fue como su padre, comenzó a erigir los cimientos del sólido hogar que albergaría a Julito durante el resto de su infancia y juventud. Julio cursó sus estudios primarios en el Colegio Parroquial Cervantes.  Constante y disciplinado,  desde pequeño manifestó una severa convicción por superarse a sí mismo. Tuvo el honor de portar la bandera argentina en varias oportunidades. Su afición a las lenguas lo condujo a introducirse en los idiomas  italiano y francés.  Para perfeccionarse ingresó a la Asociación Dante Alighieri.Realizó sus estudios secundarios en el Instituto Susini,  y en la Escuela Normal Superior “Dr Mariano Etchegaray” de Ciudad Evita. Su elevado sentido de justicia,  lo condujo a enfrentarse a autoridades escolares en caso de presenciar algún abuso de poder hacia sus compañeros. De fuertes principios y palabra firme y sincera,  su responsabilidad inspiraba confianza y seguridad en sus allegados. Poseía una lectura definida de la realidad.  Blanco o negro: no había matices desde su visión.  Realista,  práctico, y concreto. Por aquellos tiempos demostró un inherente altruismo y preocupación social.  Sus grandes expectativas y profunda creencia de que los problemas de la humanidad podían resolverse a través de la cooperación lo hicieron entregar su tiempo a los sectores más carenciados de la sociedad.  Asistía a villas de emergencia para alfabetizar a niños faltos de recursos. Integraba los grupos de Acción Católica en la Iglesia de La Montaña,  sita en Tablada,  debido a la profunda fe que guiaba sus convicciones y su interés por la actividad humana. Sus altas aspiraciones y deseos de transformación social, lo llevaban a querer sobresalir en alguna posición política.  A menudo manifestaba sus intenciones de ser embajador de la República. Aficionado al cantante español Joan Manuel Serrat,  se conmovía esencialmente con sus letras.  Expresó sus inclinaciones literarias componiendo poemas.  Empático y protector.  Prefería las comidas vegetarianas,  tal vez por su admiración a Mahatma Gandhi. A los dieciocho años de edad,  trabajó en la fábrica de acero inoxidable de su padre;  Luego vendrá su entrega a su verdadera vocación: la docencia.  Existe un registro histórico de que este fue el anhelo que acuñó desde su más tierna infancia, cuando a los ocho años de edad, su pulso aún indefinido escribe: “Enseñar es lo más lindo que hay. Enseñar a leer, a escribir. Ser maestro. Julio Cao (3º B)” Obtuvo su título como bachiller docente.  Inició luego el Profesorado en Letras en el Instituto Superior Pedro Elizalde,  Ciudadela.  Posteriormente inició el magisterio que daría sustancia a sus más arraigadas pasiones en la Escuela Normal Superior: “Dr. Mariano Etchegaray” donde había realizado estudios secundarios. Ejerció la docencia en las escuelas Nº 95, 96, y 32 de La Matanza.  Actividad que lo satisfacía y engrandecía en espíritu.  En el año 1981 pidió licencia para cumplir con el Servicio Militar en Regimiento de Infantería 3: “General Belgrano” de La Tablada. Vuelto  a la vida civil,  una vez finalizado su servicio militar obligatorio,  retornó a su labor en la Escuela nº 32 de Laferrere,  que hoy lleva su nombre. Cuando supo la noticia de la recuperación de Malvinas,  elaboró con patriota pluma el discurso para el colegio en el cual trabajaba, sin saber aún que debería acudir al llamado de la Patria. Un 12 de abril de 1982 partió al frente de batalla en forma voluntaria y para cumplir con su deber. Sus allegados querían hacerlo desistir de tal determinación,  pero él afirmaba que nunca podría hablarle a sus alumnos de Patria,  si en los momentos de contienda se hubiera escondido bajo la cama. Reincorporado al Regimiento de Infantería 3, su destino fue Puerto Argentino, a donde llegó el 13 de Abril de 1982.  Desde allí,  el 24 de abril escribió a sus alumnos de 3º D:  … “No hemos tenido tiempo de despedirnos y eso me ha tenido preocupado muchas noches, aquí en Malvinas, donde me encuentro cumpliendo con mi deber de soldado,  defender la bandera.  Espero que ustedes no se preocupen mucho por mí, porque muy pronto vamos a estar juntos nuevamente, y vamos a cerrar los ojos y nos vamos a subir a nuestro inmenso Cóndor y le vamos a decir que nos lleve a todos al país de los cuentos que como ustedes saben queda muy cerca de las Malvinas. Y ahora, como el maestro conoce muy bien las Islas no nos vamos a perder. Chicos quiero que sepan que a las noches cuando me acuesto, cierro los ojos y veo cada una de sus caritas riendo y jugando; cuando me duermo sueño que estoy con ustedes. Quiero que se pongan muy contentos porque su maestro es un soldado que los quiere y extraña…. Ahora sólo le pido a Dios, volver pronto con ustedes. Muchos cariños de su maestro que nunca se olvida de ustedes.  Afectuosamente,  Julio” El bautismo de fuego fue el 1º de Mayo.  Combatió heroicamente hasta la madrugada del 14 de Junio en que se produjo su deceso. Sus restos yacen en el sector oeste del cementerio argentino de Darwin.  Su nombre figura en el muro oeste, placa 4 línea 26 del mencionado cementerio.  También ha quedado inmortalizado en el cenotafio de la plaza San Martín,  sito en el barrio porteño de Retiro,  en la placa 18, línea 1. De estado civil casado,  con Clara Barrios. Es uno de los padres póstumos: no pudo conocer a su primogénita, Julia María, que nació el 28 de agosto de ese año. Fue ascendido a cabo p. m. La Municipalidad de La Matanza,  por ordenanza 9888 lo declaró ciudadano ilustre, y colocó una placa con su nombre en la plaza central de San Justo.  Se impuso su nombre a la Escuela Nº 32 donde actuó como docente.  Por su parte, la provincia de Río Negro, reconociendo su vocación docente bautizó con su nombre a la Residencia masculina de nivel Medio nº 304 de la localidad de Comallo. Poco antes de ser protagonista del acontecimiento histórico por el que entregaría su vida, a los veintiún años de edad, dijo a su madre estas palabras: – “Ya planté un árbol.  Espero un hijo.  Sólo me resta escribir un libro” . El árbol,  hoy es un enorme pino de doce metros de altura.  Su hija es quien recopila esta información,  y el libro se escribió indeleblemente en las páginas de nuestra historia,  con el férreo pulso de su pluma docente. Y en rojo. * Julia Cao es estudiante de letras. Hija de Julio Rubén Cao, maestro, soldado, héroe caído en Malvinas el 14 de junio de 1982. Julia además es empleada de TELAM SE.
  • Visto: 4726

Héctor Walter Aguirre*

Héctor Walter Aguirre, nació en Capital Federal el 19 de septiembre del año 1963. Recibió el apellido de su madre Liliana Yolanda Aguirre. Fue hijo único, de madre soltera. Tenía tan sólo dos años de edad, cuando se trasladó al barrio Yanusi en La Banda, provincia de Santiago del Estero. Allí permaneció al cuidado de sus abuelos. Había cursado los estudios primarios en el "Colegio San Martín", sito sobre la calle Belgrano. No finalizó sus estudios secundarios. Sus parientes y amigos lo llamaban "Puchi". De carácter amable y sincero, musicalmente se inclinaba por los ritmos que transmitían alegría: la cumbia y el chamamé. Practicaba artes marciales. Comenzó a trabajar siendo apenas un adolescente. Colaboraba con uno de sus tíos en las tareas de gasista. Siendo apenas un joven, sorprendía su visión, clara y objetiva, de la realidad. Fue su primordial meta en la vida el progreso, humano y material. Tenaz y firme en estos propósitos. Tenía dieciocho años de edad cuando conoció a la que sería su pronta y futura esposa: María de las Mercedes Morales. Cristalizó esta relación contrayendo matrimonio al poco tiempo. Fue uno de los padres póstumos. El 22 de abril de 1982 nació María Soledad Aguirre, su primogénita, a quien no pudo conocer. Había sido llamado por la Fuerza Aérea para realizar el servicio militar e ingresó como soldado clase 1963 en la Escuela de Aviación Militar. Llegado a Malvinas fue enviado a Darwin para custodiar el rudimentario aeropuerto de la base aérea militar "Cóndor" ubicada en Goose Green en el que operaban los aviones Pucará. Durante los combates librados el día 28 de mayo de 1982, erguido en su coraje, salió de su refugio disparando con su fusil ametralladora contra un avión británico defendiendo valerosamente la Base Aérea Militar Cóndor. Cayó bajo el fuego enemigo regando con su sangre las irredentas Islas. Dio su vida en cumplimiento con el juramento hecho en la Base Aérea Militar Cóndor situada en Pradera del Ganso el 28 de mayo de 1982. Tenía 19 años de edad. De él volvió al continente la cruz que llevaba en su cuello en ese momento y que años más tarde su compañero Ramón Lami, entregó a su esposa. Fue ascendido p.m. a cabo. Recibió las condecoraciones: Medalla "La Nación Argentina al Valor en Combate", la cruz de "La Nación Argentina al Heroico Valor en Combate. Fue declarado Héroe Nacional el 18 de marzo de 1998 por Ley 24950. Para ejemplo de las generaciones futuras queda su nombre inmortalizado en el monumento nacional a la gesta del Atlántico Sur sito en la plaza San Martín de Buenos Aires en la placa 22, línea 18. También está en el sector norte, muro oeste del cementerio argentino de Darwin en la placa 1, línea 10. Su cuerpo yace en la tumba Nº 10 de la primera hilera del sector norte. Existe un aula con su nombre, en el Colegio: "Martín Miguel de Guemes nº 104" de La Banda, Santiago del Estero. También en el barrio Yanusi, hay un pasaje con el nombre de "Cabo Héctor Walter Aguirre" (antiguo pasaje Misiones). (La que aporta la información es su viuda, María de las Mercedes Morales, quien viajó a las Islas Malvinas en el año 1997. Al primer viaje que se efectuó, asistieron la madre y la hija del héroe. María de las Mercedes Morales comenta que el cuerpo de su marido no ha sido identificado, razón por la cual tuvo que escoger una tumba al azar. Para ella el viaje fue una grata experiencia, sobre todo por el hecho de compartirla con otros familiares de caídos. Destaca el apoyo brindado por el sacerdote. Regresó muy conforme, recibiendo una muy buena atención por parte del personal. Conocer las Islas Malvinas le resultó una de las experiencias más reconfortantes de su vida, por el hecho de pisar el argento suelo por el cual, tantos han ofrecido la vida) * Escrito por Julia Cao, hija de Julio Rubén Cao, maestro, soldado, héroe caído en Malvinas el 14 de junio de 1982. Julia además es empleada de TELAM SE e integrante de la Comisión de Familiares de Caídos en Malvinas.
  • Visto: 3644

Hipólito González*

En Colonia Juan Lavalle (Chacabuco), provincia de Chaco, un 25 de marzo de 1962, nació Hipólito Gónzalez, quien dos décadas después, fuera el soldado que ofrendara su vida en Malvinas. Fue uno de los diez hijos del matrimonio constituido por Hilario González y Faustina Sánchez. Realizó sus estudios primarios en la "Escuela nº 671", siendo un alumno respetuoso y correcto. Le agradaba jugar al fútbol. No realizó estudios secundarios. Obstáculos económicos, antepusieron otras necesidades. De esta forma, en los inicios de su juventud se abocó al trabajo, ya sea en el obraje o bien en el campo. Firme en sus convicciones, maduro y constante en su obrar, dedicaba la mayor parte de su tiempo a sus responsabilidades, si bien disfrutaba de salir a distraerse en compañía de sus amigos. Otra actividad que lo satisfacía era cazar zorros en compañía de su padre, en la zona rural que lo había visto dar sus primeros pasos. Cumplió el servicio militar como soldado clase '62 en la III era. Brigada de Infantería, con asiento de paz en Curuzú Cuatiá, Corrientes. Revistó en el Regimiento Infantería 4 de Monte Caseros, Corrientes. Juró fidelidad a la Bandera en el mismo durante el año 1981. Cumplido el período de instrucción y militar fue dado de baja en noviembre de 1981. Suscitado el conflicto con el Reino Unido de Gran Bretaña fue convocado alistándose de inmediato. Se trasladó a nuestras islas Malvinas el 27 de abril. Integró la Compañía "C" designándoselo como jefe del equipo de tiradores. El 27 de mayo de 1982 fue destinado a una posición cercana al cerro Dos Hermanas recibiendo, a partir del 31 de mayo, fuego de hostigamiento diurno y nocturno produciéndose, además, varios choques con fracciones inglesas. El 01 Junio de 1982 se le encomendó la misión de constituirse en avanzada de combate de las posiciones de Puerto Argentino, rechazando infiltraciones británicas. Defendiendo la posición del cerro Dos Hermanas falleció el 8 de junio de 1982. Su cuerpo, identificado, yace en el cementerio argentino de Darwin en el sector oeste, tumba Nº 47, a la derecha de la tumba del soldado Casco, Carlos Epifanio. Fue ascendido p. m. a cabo reserva. El acta de defunción fue elaborada en la ciudad de Buenos Aires por el Registro del Estado Civil de las Personas el 28 de julio de 1982 y lleva el Nº 67. La misma data su muerte el 10 de junio. Se hizo acreedor a la medalla "La Nación Argentina al muerto en combate"; su nombre fue inscripto en la placa 13, línea 13 del monumento nacional a los caídos en la batalla del Atlántico sur sito en plaza San Martín, barrio Retiro (Bs. As.) y en el muro oeste, placa 10, línea 24 del cementerio argentino de Darwin (isla Soledad). En Concepción del Bermejo, provincia del Chaco, existe una calle que lleva su nombre,  para revivirlo en la memoria de sus habitantes. (La información fue aportada por la hermana del Soldado Hipólito González, Jacinta González, quien viajó a las Islas Malvinas, en una ocasión. Describe la intensidad de sus emociones vívidamente, y reconoce que siempre mantuvo el deseo de conocer el sitio en el cual yacen los restos de su hermano. Fue tal la sustancialidad de su experiencia, que agradece a Dios la oportunidad de ir) * Escrito por  Julia Cao, hija de Julio Rubén Cao, maestro, soldado, héroe caído en Malvinas el 14 de junio de 1982. Julia además es empleada de TELAM SE e integrante de la Comisión de Familiares de Caídos en  Malvinas. Algunos datos fueron brindados por el P. Vicente Martínez Torrens.
  • Visto: 3976

Simón Oscar Antieco*

Simón Oscar Antieco, nació en Costa del Río Lepá –Cushamen – Gualjaina – (aldea sita en  la pcia del Chubut), el 22 de enero de 1962 a las 14 horas. Hijo de Alberto Márquez y Amalia Antieco de quien recibió el apellido y su orgulloso origen mapuche. Simón tenía dos años de edad, cuando su progenitora se vio obligada a entregarlo al cuidado de sus abuelos paternos, por razones de trabajo. Así fue como, fuera del paraje,  Emilio Márquez y Ana Llanquel, se ocuparon de la crianza del niño. Comenzó sus estudios primarios en la “Escuela Nacional Nº 99”. Se inició además en trabajos de huerta, desde muy corta edad, donde alternaba las labores rurales con los juegos característicos de un niño de campo. En 1976 falleció su madre biológica. Al cumplir 16 años comenzó a trabajar en la estancia “Chasma”. Su trabajo como peón rural fue temporario, por lo que solía pasar periodos largos en casa de su abuelo, donde se comportaba como un joven muy colaborador y entusiasta,  de espíritu alegre y sociable, a quien le gustaba reunirse con amigos, tocar la guitarra y cantar. Convocado para realizar el servicio militar en marzo de 1981, fue incorporado al Regimiento Infantería 8 de Comodoro Rivadavia. Soñaba a su regreso finalizar sus estudios primarios e ingresar como agente de la policía provincial. Desatado el conflicto con el Reino Unido de Gran Bretaña fue trasladado por vía aérea a Puerto Argentino, intensamente animado de orgullo por el hecho de defender a su amada Patria, tal como relataba en cartas a sus familiares. Llegado a Malvinas, fue destinado a la defensa de Bahía Zorro, en la Gran Malvina. Integró la patrulla de exploración y combate, entre otros, con los soldados Sosa, Nosikoski y Gómez. En una oportunidad y tras ocho horas de marcha bajo intensa lluvia decidieron pernoctar en una casa de madera que se ocupaba sólo en tiempo de esquila. Despertaron por ruidos. Estaban envueltos en llamas. Falleció el 9 de mayo de 1982 en Bahía Fox a los 20 años de edad. Sepultado provisoriamente en el lugar, fue trasladado al cementerio argentino de Darwin. Sus restos yacen en el sector este, tumba Nº 160. El acta de defunción fue labrada en la ciudad de Buenos Aires por el Registro del Estado Civil de las Personas el 6 de agosto de 1982 y lleva el Nº 153. Su nombre está grabado en el muro oeste, placa 2, línea 5 del citado cementerio. También  figura su nombre en la placa 21, línea 3 del monumento nacional a los caídos en la gesta del Atlántico Sur sito enla plaza San Martín, barrio de Retiro (Bs. As.). A 13 kilómetros de Costa del Río Lepá existe un monolito que lo inmortaliza. Fue ascendido a cabo p.m. Se le otorgó la condecoración “La Nación Argentina al muerto en combate” (Información brindada por Lidia Delia Antieco, su hermana, quien viajó a las Islas Malvinas en dos oportunidades. Para ella, fue fundamental conocer la tierra por la que su hermano entregó la vida. Besar su cruz, fue una experiencia inigualable.) * Escrito por  Julia Cao, hija de Julio Rubén Cao, maestro, soldado, héroe caído en Malvinas el 14 de junio de 1982. Julia además es empleada de TELAM SE e integrante de la Comisión de Familiares de Caídos en  Malvinas.
  • Visto: 3519

Elbio Eduardo Araujo*

Elbio Eduardo Araujo Penón, nació en Colón (Entre Ríos) el 2 de septiembre de 1962. Hijo de Elbio Laureano Araujo y de María del Carmen Penón. Tenía tan solo cuatro meses de edad, cuando su familia se trasladó a Capital federal. Realizó sus estudios primarios en la escuela “Elías Riopedre” de Palermo y los secundarios en el Colegio: “Achaval Rodríguez”. Sus amigos lo llamaban “Agapito”, “Cabezón” y “Ñato”. Acostumbraba pasar las vacaciones de verano en Colón, donde residían sus familiares y amigos íntimos, compañía que disfrutaba ampliamente. Durante su estancia en Entre Ríos, animaba fiestas y reuniones con ayuda de su  guitarra, ejecutando especialmente canciones de Sui Generis, Luis Alberto Spinetta y Morris. Afín a sus tradiciones también interpretaba el estilo de música folklore. Amante de la pesca y los fogones en la playa. Enérgico y activo; andar a caballo, hacer asados, e ir a bailar con amigos, eran sus actividades preferidas. Jugaba al fútbol e intentó hacerlo de modo profesional en el Club Atlético “River Plate”. Sus allegados lo recuerdan como un “ser con luz propia”. Extrovertido, agradable y gracioso. Su casa era refugio de amigos, quienes recuerdan su comicidad como un tesoro incondicional de su carácter. Tuvo incursiones en el ámbito laboral como repartidor de pastas, colaborador en un almacén, ayudante en el circo, etc. Era un joven emprendedor y hábil. Capaz de ejercer cualquier actividad para solventar sus gastos. Se radicó en Berazategui en el año 1979. Cursaba el 5º año de sus estudios secundarios cuando se inició el acontecimiento histórico del que fuera protagonista y partió al área del conflicto, con la más genuina convicción. Sus compañeros de curso se sentían hondamente impactados por el vacío que dejó su ausencia, ya que era un joven bullicioso y encantador. Había sido incorporado al Ejército Argentino revistando en el Regimiento Infantería Mecanizado 7 “Coronel Conde”, de la Ciudad de La Plata (Bs. As.). En él cumplió su período de instrucción y de servicio militar. Iniciado el conflicto bélico de Malvinas fue transportado a nuestras islas Malvinas el martes 13 de abril de 1982. Arribó, vía aérea, a las 11 de ese día. Fue destinado a la defensa de Monte Longdon (isla Soledad). Habla de su espíritu el hecho que, en Monte Longdon, con una lata de dulce de batata vacía empezó a tocar “La Colina de la vida”  (de León Gieco) contagiando con su canto a todos sus compañeros. En una de sus cartas (del 27 de abril) escribió a su familia: “Islas Malvinas (¡Argentinas!): Quédense todos tranquilos que el Soldado Araujo monta guardia por la Argentina (la de todos), próspera y soberana y que es fiel a su juramento”. Falleció en el más encarnizado combate terrestre entre las fuerzas argentinas y británicas en Monte Longdon, en actitud de servicio para la compañía B de la que formaba parte, el 11 de junio de 1982 a los 19 años de edad. Venía con los elementos de rancho, caminando y apenas cubriéndose entre las piedras cuando un proyectil explotó cerca de él causándole la muerte en forma instantánea. Quien fuera jefe del sector dio este testimonio: “A las ocho de la mañana del día doce habíamos regresado 78 hombres de los 278 que participaron en la batalla de Monte Longdon. Los otros estaban muertos, heridos o prisioneros del enemigo. Asistí a ejemplos formidables de valor. El RI 7 no tuvo un solo desertor. Y lucho hasta el fin. Ninguno de los oficiales o soldados fueron muertos por la espalda”. Los restos de Elbio Eduardo se encuentran en el sector este del cementerio argentino de Darwin. El acta de defunción Nº 235 extendida en la ciudad de Buenos Aires por el Registro del Estado Civil el 8 de octubre de 1982 lo da por fallecido el día final de los combates, 14 de junio de 1982. Su nombre está inscripto en el muro oeste, placa 2, línea 6 del citado cementerio argentino de Darwin. También figura su nombre en la placa 2, primera línea, del monumento nacional a los caídos en la gesta del Atlántico Sur sito en la plaza San Martín de Retiro (Bs. As.). Fue ascendido a cabo p.m. Se le otorgó la condecoración “La Nación Argentina al muerto en combate”. La ciudad de La Plata lo recuerda en el monolito de homenaje de la provincia junto a otros tres hijos de Berazategui. Se le erigió el primer busto del país a un soldado en su ciudad natal en la Plazoleta “Malvinas Argentinas” ubicada frente a la estación de ómnibus. En Arana, lugar donde se reubicó el regimiento, se ha plantado un roble y al pie una cruz en su nombre. (La que aporta la información es su hermana María Fernanda Araujo quien aduce que viajar a las Islas Malvinas fue una experiencia incomparable. Ya que  al llegar a Monte Longdon el 18 de Marzo de 2005 y ubicarse al pie del mismo, percibió como no podía articular los músculos de su cara del intenso frío,  lo que la condujo a pensar en el inconmensurable valor que tuvo su hermano al soportar las inclemencias climáticas, entre otras. Reflexionó sobre la experiencia de su hermano, y lo considera un héroe aún estando vivo, ya que asistiendo a una situación tan crítica,  seguía convencido de defender su patria, tal como lo asevera en las cartas.  Se sintió extremadamente orgullosa por el coraje que tuvo su hermano.  No encuentra palabras para describir la experiencia). * Escrito por  Julia Cao, hija de Julio Rubén Cao, maestro, soldado, héroe caído en Malvinas el 14 de junio de 1982. Julia además es empleada de TELAM SE e integrante de la Comisión de Familiares de Caídos en  Malvinas.
  • Visto: 4127

Edgardo Roberto Pramparo*

Nació el 14 de mayo de 1962 en Río Cuarto, Córdoba. Fue en esta provincia donde transcurrió la primera etapa de su infancia hasta que a la edad de diez años se trasladó junto a su familia a la Capital Federal. En el barrio de Villa del Parque finalizó su escolaridad primaria. Su aplicación y responsabilidad hicieron que en 7mo grado tuviera el honor de portar la bandera argentina. Hogareño y apegado a su entorno familiar, compartía juegos y actividades de esparcimiento, con su única hermana, Silvina. Cálido y sociable, disfrutaba de la compañía de sus amistades. Solía reunirse con ellos por las tardes y también asistía a bailes en casas de familia. Dueño de un singular encanto y apariencia física agradable. Seductor y elegante en su forma de vestir. Realizó estudios secundarios, hasta el tercer año de dicho ciclo, al tiempo que desempeñaba funciones en un banco. Activo y emprendedor, su carisma se traducía en el cariño de sus allegados. Para realizar su servicio militar fue convocado por la Armada Argentina. Luego del periodo de instrucción su destino fue el Crucero ARA General Belgrano. Integró la tripulación del Crucero llamada de "los 1093" dispuesto a defender nuestros derechos soberanos en el Atlántico Sur. Zarpó desde la Base Naval Puerto Belgrano (Bs. As.) rumbo a las islas Malvinas el 16 de abril de 1982. El Crucero entró en el área asignada el día 28. El 2 de mayo fue atacado y hundido por dos torpedos lanzados por el submarino británico Conqueror en un punto situado a los 55º 24′ de latitud S y 61º 32′ de longitud Oeste. Este héroe nacional ofrendó su vida doce días antes de cumplir los 20 años de edad. Fue ascendido p.m., según decreto 342/95, a Cabo Segundo. Su nombre, para memoria de las futuras generaciones, fue incluido en el cenotafio de la plaza San Martín en el Barrio Retiro de Buenos Aires en la placa IX, línea 2. También en el Monumento del cementerio argentino en Darwin en el muro este, placa 19, línea 3. En la ciudad de Córdoba existe un recordatorio en su honor, es un monumento ubicado en la terminal de ómnibus. La que aporta la información es María Luisa Ceballos, su madre, quien alega que su hijo está en el "fondo del mar", razón por la cual le fueron más significativos los viajes que se realizaron próximos a la zona del hundimiento, antes que a las Islas Malvinas. Si bien recuerda los gritos y el llanto de los familiares, vivió la experiencia con gran emoción. * Escrito por Julia Cao, hija de Julio Rubén Cao, maestro, soldado, héroe caído en Malvinas el 14 de junio de 1982. Julia además es empleada de TELAM SE e integrante de la Comisión de Familiares de Caídos en Malvinas.
  • Visto: 3086

Jorge Alberto Llamas*

Un 30 de Enero de 1962, Julia González, dio a luz a Jorge Alberto Llamas. Fue en Balcarce, un pueblo de la provincia de Buenos Aires, que en aquel entonces tenía como actividad principal la siembra de papas. Fue su padre, Ambrosio Llamas, quien falleció cuando Jorge tenía la edad de siete años. Creció en compañía de su hermana, Stella Maris, dos años y siete meses menor. Demostró su afición al deporte practicando natación. Asistió a la "Escuela nº 58" sita en la ciudad de Mar del Plata sobre la calle Santiago del Estero, entre Alvarado y Avellaneda. Se destacó entre el alumnado, por su capacidad para retener los contenidos transferidos. Obtenía excelentes calificaciones, a pesar de su escasa dedicación a las actividades escolares. Inició sus estudios secundarios en el "Colegio Industrial" de Mar del Plata, mas no los finalizó. De actitud alegre y positiva en la vida, se reunía sistemáticamente con sus amigos en  la costa de su ciudad. Sus comidas favoritas eran las milanesas y la pizza.  En cuanto a música, fue fanático de Tom Jones. Su experiencia laboral consistió en ser chofer de taxi y mozo en un café de Mar del Plata. Realizo el servicio militar en el Ejército (GADA 601). Lo describen feliz, ansioso y pleno de expectativas, por el hecho de protagonizar el acontecimiento más importante de la reciente historia argentina. Su grupo fue ubicado cerca del cerro Sapper Hill, sin entrar en combate. Reiteradas veces pidieron a sus superiores traslado a lugares de enfrentamiento. Ante tanta insistencia, fueron autorizados a cambiar de posición a Puerto Argentino, entre la zona del aeropuerto y la ciudad. Tuvo su bautismo de fuego el 1º de mayo de 1982. El 3 de junio terminaban de instalarse y se aprestaban a operar tomando servicio a las 6 de la mañana. Veinte minutos más tarde, el soldado Llamas, fue abatido por impactos británicos junto al  sargento 1º René Blanco y el soldado Oscar Diarte. Su cuerpo, perfectamente identificado, descansa en el sector oeste del cementerio argentino de Darwin entre la tumba de Carlos Epifanio Casco y Héctor Miguel Rolla. Su nombre está grabado en el mismo cementerio en el muro este, placa 13, línea 14. El acta de defunción fue labrada en la ciudad de Buenos Aires por el Registro del Estado Civil y Capacidad de las Personas el día 6 de agosto de 1982. Lleva el Nº 156 y ocurrió según esta en Puerto Argentino, el 3 de junio de 1982. Fue ascendido a cabo p. m. Recibió la medalla "La Nación Argentina al muerto en combate". La Municipalidad de Mar del Plata dio su nombre por ordenanza 7349 a la calle entre Tte. Dachary  y Vicecomodoro De la Colina, en el barrio "2 de abril". También por ordenanza 24/92 se le dedicó un lugar público. En el cenotafio de la plaza San Martín del barrio de Retiro (Bs. As.) figura grabado su nombre en la placa 22, línea 21. Además en la localidad de Balcarce,  existe un jardín de Infantes y una calle que perpetúan la memoria del Soldado Jorge Alberto Llamas. (Su madre, Julia González, brinda la información. Viajó a las Islas Malvinas en tres oportunidades. En el primer viaje se encontró con la parte más cruel de la realidad al enfrentarse con la sepultura de su hijo; en cierta manera, a pesar del impacto, lo describe como un capítulo que se cerró en su vida. Los viajes siguientes le aportaron una paz inmensa.) El informe se elaboró en base a una síntesis construida a partir de la entrevista realizada a Julia González, madre del Soldado Jorge Alberto Llamas y a la investigación realizada por el p. Vicente Martínez Torrens. * Escrito por  Julia Cao, hija de Julio Rubén Cao, maestro, soldado, héroe caído en Malvinas el 14 de junio de 1982. Julia además es empleada de TELAM SE e integrante de la Comisión de Familiares de Caídos en  Malvinas.
  • Visto: 4375

Ricardo Daniel Pineda*

Ricardo Daniel Pineda,  nació en Ameghino, provincia de Buenos Aires, el 5 de noviembre de 1962. Tuvo ocho hermanos. Los primeros años de su vida transcurrieron en  el Partido de Florentino Ameghino,  una ciudad rural de la provincia de Buenos Aires donde es escasa la actividad empresarial. Su padre trabajaba como encargado en un campo, motivo por el cual Ricardo se crió en este ámbito, en íntimo contacto con la naturaleza y con las actividades rurales propias. En sus momentos de ocio le agradaba jugar a la paleta y también al fútbol.  Aficionado al Club Atlético Boca Juniors,  al igual que todos los miembros de su familia. Realizó sus estudios primarios en Drabble, en el partido de General Villegas, provincia de Buenos Aires. Siendo un adolescente y continuando la tradición familiar, se dedicó a trabajar como tractorista en el campo. Dueño de un temperamento afable,  aunque defendía su posición vehementemente si era necesario. Para realizar su servicio militar fue convocado por la Armada Argentina. Luego del periodo de instrucción su destino fue el Crucero ARA General Belgrano. Integró la tripulación del Crucero llamada de “los 1093” dispuesto a defender nuestros derechos soberanos en el Atlántico Sur. Zarpó desde la Base Naval Puerto Belgrano (Bs. As.) rumbo a las islas Malvinas el 16 de abril de 1982. El Crucero entró en el área asignada el día 28. El 2 de mayo fue atacado y hundido por dos torpedos lanzados por el submarino británico Conqueror en un punto situado a los 55º 24′ de latitud S y 61º 32′ de longitud Oeste. Este héroe nacional ofrendó su vida a los 19 años de edad. Fue ascendido p.m., según decreto 342/95, a Cabo Segundo. Su nombre, para memoria de las futuras generaciones, fue incluido en el cenotafio de la plaza San Martín en el Barrio Retiro de Buenos Aires en la placa XI, línea 11. También en el Monumento del cementerio argentino en Darwin en el muro este, placa 18, línea 25. La Municipalidad de Tres Arroyos por ordenanza 2792/88 erigió un monolito en la plaza Islas Malvinas exhibiendo una foto del conscripto Pineda. Por ordenanza 102/93 dispuso que la calle Nº 22 de Ameghino pasase a denominarse Soldado Ricardo Leonel Pineda. Además en Ameghino existe un colegio con su nombre, en el cual realizan actos en su honor regularmente. El que aporta la información es uno de sus hermanos,  Alberto Alfredo Pineda,  quien no viajó a las Islas Malvinas en ninguna oportunidad.  Su madre está impedida físicamente y él se niega a hacerlo. * Julia Cao es estudiante de letras. Hija de Julio Rubén Cao, maestro, soldado, héroe caído en Malvinas el 14 de junio de 1982. Julia además es empleada de TELAM SE.
  • Visto: 3886

Juan Alejandro Ayala*

Juan Alejandro Ayala, nació el 18 de Noviembre de 1962 en Tres Isletas (Chaco). Sus padres fueron: Juan de Dios Ayala y Hermenegilda Ida Ledesma. Realizó sus estudios primarios en la “Escuela nº 171”. Eran la responsabilidad y seriedad dos cualidades sobresalientes en él, pero siempre manteniendo la alegría y jovialidad. Juan era extremadamente respetuoso, y daba suprema importancia al valor de la justicia. Respetando las tradiciones, en sus tiempos de adolescente recitaba poemas gauchescos. También manifestaba sus inclinaciones musicales, entonando canciones mexicanas. Trabajaba desde muy corta edad, en el campo, en compañía de su caballo, su más fiel compañero. Al saberse la noticia de la recuperación de Malvinas “Juancito”, como lo llamaban parientes y amigos, se  hallaba muy entusiasmado. Aconsejaba a su madre que no llorase por él, ya que de cualquier forma moriría alguna vez. Pensaba que ante el hecho inevitable de la muerte era  un honor hacerlo en virtud de la Patria. Este Soldado del Ejército Argentino clase ’62 fue llevado a Malvinas el 27 de abril de 1982 integrando la Compañía “B” del Regimiento Infantería 4 de Monte Caseros (Corrientes) donde se había incorporado el año anterior. Cuando su Regimiento fue desmembrado para ocupar varias alturas a él le tocó la defensa del Cerro Enriqueta (Monte Harriet), situado a unos 50 km de Puerto Argentino, con el rol de sirviente de mortero en la Compañía “B”. En feroz ataque de los ingleses para conquistar esa altura el soldado Ayala encontró heroica  muerte el 12 de junio de 1982 junto a otros cinco compañeros. Tenía 19 años de edad. Su cuerpo descansa en el sector este del cementerio argentino de Darwin. El Registro del Estado Civil el 9 de agosto de 1982 inscribe su defunción mediante acta Nº 170 colocando el deceso el día 10 de junio en hora desconocida. Su nombre quedó inscripto a perpetuidad en el muro oeste, placa 2, línea 20 del citado cementerio. También está en el monumento nacional a la Gesta del Atlántico Sur sito en la plaza San Martín (Retiro – Bs. As.) en la placa 9, línea 17. Fue ascendido a cabo p. m. Se le otorgó la condecoración “La Nación Argentina al muerto en combate”. (Información brindada por su madre,  Hermenegilda Ida Ledesma, quien viajó a las Islas Malvinas en una oportunidad. Manifiesta cierto resquemor por el hecho de no poder llevar ningún elemento con los colores celeste y blanco,  o insignia argentina, en la oportunidad en que viajó.) * Escrito por  Julia Cao, hija de Julio Rubén Cao, maestro, soldado, héroe caído en Malvinas el 14 de junio de 1982. Julia además es empleada de TELAM SE e integrante de la Comisión de Familiares de Caídos en  Malvinas.
  • Visto: 3475

Teniente Roberto Estévez, PERSONALIDAD DE UN CRUZADO

Néstor Estévez nació un 24 de febrero de 1957. Era del signo de Piscis. Oriundo de Posadas, Misiones, era el séptimo de nueve hermanos Hijo de  Roberto Néstor Estévez y  Julia Berta Benítez Chapo.. Desde muy chiquito se comportó como un ser especial. Aprendió a leer y escribir a los cuatro años de edad y siempre fue muy compinche de sus hermanos, en especial de su hermana María Julia. El “Toto” como le decían quienes lo querían, era un personaje. Con tan sólo ocho años de edad, había hecho una historieta muy bien dibujada, donde el héroe de la misma, Rob-Dick (Rob, de Roberto, y Dick, vaya a saber por qué) era un gaucho con capa que libraba distintas aventuras, todas con un sentido nacional. Las historietas de Rob-Dick se extendieron durante cuatro años, y durante ese tiempo, el superhéroe nacional iniciaba una campaña para recuperar las islas Malvinas (de allí la mención que hace Estévez a su padre, en  la carta póstuma: “…¿Te acordás cuando era chico y hacía planes, diseñaba vehículos y armas, todo destinado a recuperar las Islas Malvinas?…”)[1]. Fanático lector, era común que se quedara dormido con la luz encendida. De todos los temas que gustaba leer, su predilecto era la Historia Argentina. Inteligente y crítico, cuestionaba todo lo que no le parecía justo o verdadero, al extremo de que las maestras lo echaron varias veces del aula. No soportaba la mentira. Solía decir, desengañado por lo mucho que le costaba todo, que era producto de que escribía con la mano izquierda, porque para los zurdos el mundo era al revés. No se daba cuenta de que justamente, el iba por el recto camino, y que era el mundo, quien iba, y sigue llendo, al revés. Todo lo que se proponía no paraba hasta lograrlo. Sus metas no se las sacaba nunca de la cabeza. Descubierta su vocación militar, un amigo le comento que los zurdos no entraban al Colegio Militar porque tenían problemas para manejar las armas y disparar. Estévez  tenía diecisiete años. Frente a la posibilidad de quedarse sin ingresar a la Escuela Militar, aprendió a escribir y manejarse con la mano derecha. De lo que resultó, ambidiestro… Inicialmente, Roberto decía que quería entrar al arma de Caballería, pero una vez en tema, se le escuchaba que prefería la Infantería porque sentía más ambiente de camaradería. Ya en las FFAA se destacó por su voluntad y esfuerzo, amén de su gran inteligencia. En su destino en el Regimiento 25 recibió el premio “Al mejor Infante”, además de ser distinguido con el honor de ser abanderado. Sobresalió entre sus camaradas por su gran profesionalismo, su capacidad, y también, cuando la férrea disciplina lo permitía, por su alegría. Excelente amigo y compañero; le gustaba toda la música, desde el chamamé hasta la clásica. Dueño de una personalidad llana; hombre franco y directo, poseía una fe inquebrantable. Era un ferviente católico. Queriendo ser el mejor en su especialidad, realizó el curso de Comandos a fines de 1981. Su familia lo vio por última vez en ocasión de dicho curso, al realizarse el adiestramiento en la parte de “selva”, justamente en la provincia de Misiones, de donde eran oriundos. Partió a Malvinas el día 27 de marzo de 1982 con el convencimiento de que no regresaría. La carta póstuma para su padre y su familia quedó en el Regimiento, y le fue entregada a los familiares en julio de 1982, una vez conocido su fallecimiento, junto con sus objetos personales y una carta para su novia. Rindió su existencia como un Cruzado, con fe en la causa justa que defendía y en la certeza de que su vida no le pertenecía. Dios nuestro Señor posee su alma ahora, y en el Paraíso duerme el sueño de los justos. ¡¡Teniente Estévez…Dios y Patria o Muerte!! ¡¡En su memoria!!  Agradecimiento: Muy especialmente a la hermana de Roberto Estévez; María Julia, quien gentilmente suministró la mayor parte de la información sobre la faceta personal de su hermano que aquí se expone. Dios la proteja e ilumine.    
  • Visto: 4802

Dante Luis Segundo Pereira*

La unión de Dante Ignacio Pereira y Aracelli della Croce dio como fruto a este varón llamado Dante Luis Segundo el 6 de agosto de 1961 en la ciudad de La Plata.Los primeros años de su infancia transcurrieron en Villa Elisa, una localidad del municipio de La Plata, sita a quince kilómetros de la misma ciudad y a cuarenta y cinco de la Capital Federal. Dante tuvo dos hermanas. Una de ellas falleció en un accidente de autos. Tenía ocho años de edad cuando acaeció este irreparable acontecimiento. Fue conocido por parientes y amigos con el sobrenombre de “Poroto”. Realizó sus estudios primarios en la Escuela nº 17: “Luis Castells” de Villa Elisa.  De temperamento sereno y dócil, cosechaba numerosas amistades. Durante su adolescencia se trasladó, junto a su familia, a la localidad de Tolosa. Apegado a sus afectos, visitaba asiduamente a sus amigos de Villa Elisa para no sufrir su ausencia.Asistió a la Escuela Secundaria: “Carlos Vergara” de Tolosa.  En sus tiempos de ocio se entretenía investigando el funcionamiento de artefactos eléctricos. Los desarmaba para luego volverlos a armar. Era esta una de sus actividades preferidas. Con la intención de perpetuar la tradición familiar  escogió la misma profesión que su padre: Veterinaria. Había iniciado las gestiones administrativas para ingresar en el año 1982 a la universidad. Para realizar su servicio militar había sido convocado por el Ejército Argentino y revistó en el Regimiento Infantería 7 “Coronel Conde”. Una vez desatado el conflicto con el Reino Unido de Gran Bretaña viajó a nuestras islas Malvinas ocupando las posiciones de Monte Longdon, lugar donde se desarrollaron los combates. El monte tiene características escarpadas; posee una altura de 215 metros, cerca de 1.600 metros de largo, pero sólo 200 metros de ancho en algunos sectores. Allí dejaron la vida la mayoría de los caídos del Regimiento Infantería 7 tras el  segundo contraataque debido a la reacción del enemigo entre las 4 y las 5:30 horas.   La posición fue atacada por el Batallón de Paracaidistas 2, por medio de múltiples penetraciones que obligaron al repliegue para evitar el aniquilamiento.  En esas circunstancias, combatiendo en la defensa de Monte Longdon, ofrendó su vida el el 10 de junio de 1982. Faltaban pocos días para cumplir sus veinte años. Fue reconocido por las tropas inglesas gracias a la medalla identificadora que portaba. Sus restos yacen en el cementerio argentino de Darwin, sector este, tumba Nº 20 de la primera hilera.  Su nombre fue grabado en el muro este, placa 18,  línea 15 del citado cementerio. También en el cenotafio de la plaza San Martín de Retiro (Bs. As.) en la placa 25, renglón 4.  Existe en Villa Elisa,  La Plata,  un colegio con su nombre al igual que la Escuela Secundaria nº 28. El acta de defunción fue redactada en la ciudad de Buenos Aires por el Registro del Estado Civil y Capacidad de las Personas con fecha 24 de septiembre de 1982 y lleva el Nº 229.  Fue ascendido p.m. a cabo. (La que aporta la información es  su madre Araceli Delia Croce, quien no viajó a las Islas Malvinas en ninguna oportunidad ya que se negaba a hacerlo con pasaporte) * Escrito por  Julia Cao, hija de Julio Rubén Cao, maestro, soldado, héroe caído en Malvinas el 14 de junio de 1982. Julia además es empleada de TELAM SE e integrante de la Comisión de Familiares de Caídos en  Malvinas.
  • Visto: 3867

Félix Tarsicio Masin*

Félix Tarsicio Masin, nació en la zona rural Isleta Norte, Villa Ocampo, provincia de Santa Fe, el 29 de mayo de 1962. Esta zona campestre consta de un cúmulo de casas dispersas entre sí por una distancia que oscila entre uno y dos kilómetros. Generalmente las casas vecinas son habitadas por otros parientes, que viven de las cosechas y la cría de animales. Hijo de Tobías G. Masin y Lidia Stechina. Fue el octavo de nueve hermanos y de los varones, el menor. Dueño de una típica infancia rural: disfrutaba de jugar al tractorista y a carreras con animales. También efectuaba otras tareas propias del campo, tales como darle de comer a las gallinas y cerdos, ordeñar vacas, recolectar leña para el fuego, cargar animales en un acoplado para trasladarlos, etc. Realizaba otras actividades de esparcimiento infantil: el juego de las escondidas, el gallito ciego, o bien montar caballos y bicicletas junto a su entrañable hermana Elba Rosa, un año menor y compañera inseparable de Félix, en los primeros años de su infancia. Fue un niño feliz y cálido. Muy apegado a su entorno a familiar, compartía domingos con tíos y primos de su edad, que vivían en campos aledaños e iban a visitarlo. Félix adquirió en su medio ambiente un gran espíritu de colaboración. No tuvo nunca una palabra negativa para con sus allegados. De carácter alegre, observador, silencioso, esperanzado y siempre mirando al futuro. Cursó sus estudios primarios en la "Escuela Nº 6338 Manuel Ocampo Samanés", sita a un kilómetro de su vivienda. Buen alumno y compañero. Reservado y colaborador. Realizó sus estudios secundarios en "E.F.A" (Escuela Familia Agrícola de Villa Ocampo) sita a cien kilómetros de su vivienda. Un grupo de profesionales y especialistas agropecuarios dirigía los hilos de la institución. Ellos transmitían sus conocimientos rurales, más allá de los contenidos curriculares de un secundario ordinario. Los alumnos permanecían una semana internados y quince días en sus hogares, con quehaceres escolares, en muchas ocasiones, grupales. Este método constaba de un ciclo de tres años, que culminaba con la investigación y posterior exposición de un tema a elegir. Para recibirse, Félix eligió disertar sobre la "Inseminación artificial". Una vez egresado, se trasladó a Margarita (un pueblo cercano a Reconquista), para realizar sus estudios terciarios en el Instituto: "I.C.E.F.A Lanteri". Aspiraba a ser un profesional en el rubro rural. Pero el llamado de la Patria irrumpió el curso de sus objetivos: fue convocado por la Armada Argentina para realizar su servicio militar, en agosto de 1981. Luego del periodo de instrucción su destino fue el Crucero ARA General Belgrano. Integró la tripulación del Crucero llamada de "los 1093" dispuesto a defender nuestros derechos soberanos en el Atlántico Sur. Zarpó desde la Base Naval Puerto Belgrano (Bs. As.) hacia la Isla de los Estados el 16 de abril de 1982. El adiestramiento pasó a ser prioridad, alcanzando los más altos niveles que nunca antes se habían experimentado. Nadie ignoraba posibles amenazas del Reino Unido de Gran Bretaña. El 24 de abril amarraron en Ushuaia un día para reaprovisionamiento. Al zarpar nuevamente hacia el este rumbo a nuestras Islas Malvinas fueron notificados que formaban parte de un grupo de tareas con dos destructores y un buque tanque. El Crucero entró en el área asignada el día 28. El 2 de mayo fue atacado y hundido por dos torpedos lanzados por el submarino británico Conqueror en un punto situado a los 55º 24′ de latitud S y 61º 32′ de longitud Oeste. Este héroe nacional ofrendó su vida, vientisiete días antes de cumplir los 20 años de edad. Fue ascendido p.m., según decreto 342/95, a Cabo Segundo. Su nombre, para memoria de las futuras generaciones, fue incluido en el cenotafio de la plaza San Martín en el Barrio Retiro de Buenos Aires en la placa III, línea 16. También en el Monumento del cementerio argentino en Darwin en el muro oeste, placa 15, línea 1. La otrora "Escuela nº 6338 Manuel Ocampo Samanés", hoy lleva el nombre de "Félix Masin" en reconocimiento a uno de los más honorables de sus alumnos, que escribió con su sangre un capítulo indeleble en las páginas del destino nacional. (Aportan la información su hermana Elba Rosa Masin, quien no viajó en ninguna oportunidad a las Islas Malvinas, pero manifiesta sus deseos de hacerlo en alguna ocasión. Y su hermana Romelia Delia, quien viajó a las Islas Malvinas el 3 de octubre de 2009. Los sentimientos de emoción se apoderaron de ella. Nunca pensó que efectuaría ese viaje trascendental. Llegar a Darwin fue altamente significativo. Es para ella el sitio donde deben permanecer los restos de nuestros héroes: en el sitio por el cual ofrendaron su vida. Otros datos fueron recogidos de biografías redactadas por otros familiares. * Julia Cao es estudiante de letras. Hija de Julio Rubén Cao, maestro, soldado, héroe caído en Malvinas el 14 de junio de 1982. Julia además es empleada de TELAM SE.
  • Visto: 3576

PERÓN ... Vence al tiempo © 2003 a la Eternidad

Todos los derechos reservados a defender a la Patria