El desafío que viene; politización o cultura política

"Algunos dicen, "que suerte tiene Francia siempre le aparece el hombre que lo salva". ¡No es suerte, es cultura política! Este es un país politizado pero sin cultura política. Nosotros tenemos que trabajar. Claro, que para adquirir cultura política, el primer paso es politizarse. En un país despolitizado la cultura política no es accesible. [...] tenemos que trabajar intensamente en llegar a una cultura política que nos de esa posibilidad... Estas cosas no hay que hacerlas el día siguiente, hay que hacerlas el día antes." Juan Domingo Perón

La presente nota fue escrita hace ya casi cuarenta dias, es decir mucho tiempo antes a las elecciones presidenciales del domingo último (28/10/07). No fue publicada para "no mezclar los tantos" de lo que "PERON ...Vence al tiempo" viene señalando como política seguir y efectivizar. Pero sí, es el camino que a partir de hoy 29 de Octubre luego del paso de una elección Presidencial debemos recapacitar y afrontar como seres humanos políticos que habitamos ésta, nuestra Patria.

La política Argentina toda, tiene un gran desafío por delante: o deja los innumerables vicios adquiridos por las necesidades temporales -o no- de décadas pasadas, efectivizados por escenarios extremos estimulados por graves situaciones económicas, sociales y políticas, o el desenlace de este cuento será cruento en todo sentido para todos.

Esto es lo que en definitiva deberían ver quienes tienen que encarar una ya impostergable "reforma política".

Se terminaron los tiempos de politización, hay que comenzar a hacer política en serio, y con un solo fin, cultura Política en beneficio de la Patria.

Los innumerables sucesos políticos acontecidos en el transcurso de estos casi 25 años de democracia, que deberían de haber sido empleados para fortalecer un fuerte sentido de verdadera Cultura Política que sustente un estado puramente nacional, en lugar de un estado colonialista y corruptor, son una clarificadora imagen de lo que desde no hace poco tiempo muchos grupos políticos, de diversos orígenes, venimos alertando.

Quienes oportunamente irrumpen en altos cargos políticos se encargan de gambetear una y otra vez esta realidad, cuya consecuencia continua siendo achicar, cada vez más, los márgenes de recomposición nacional en detrimento de una inevitable destrucción social que nos envuelve y amenaza.

Podemos afirmar que desde la desaparición física de el ultimo Cultor de la Política, Juan Domingo Perón, los distintos poderes ejecutivos, nacional, provincial, y municipal, han dejado de ser un espacio para promulgar políticas fundamentadas en sustentos doctrinarios, para pasar a ser una simple cuna de personeros politizados que definen acomodando –o mejor dicho deformando- las "doctrinas" de acuerdo a la conveniencia oportunista, personal y electoralista.

Nada de lo que la hasta hoy, única doctrina nacional impulsa, prevé o advierte, se toma como una programación a futuro de políticas proyectadas a un estado fuerte, justo y democrático.

Es así que contrariamente a lo que el gobierno central ofrece, una "centro izquierda" o " una "centro derecha", vienen teniendo éxito en algunas provincias, políticas sustentadas en pensamientos políticos que remarcan sin miramientos sus respectivos posicionamientos. Es que el famoso "A rio revuelto ganancia de pescadores", promueve ese centralismo de poder.

El peronismo en San Luis, es un claro ejemplo de ello. Más allá de lo que realice, o si se quiere, con quienes se "asocien o acerquen", su origen "doctrinario" es resaltado sin mayores impedimentos, "peronista". Lo importante, es que realiza descartando la "ayuda" que constitucionalmente le corresponde, y que nunca le llega, por el solo hecho de no estar de acuerdo con las políticas de quien hoy maneja los hilos de la nación. Esto definitivamente debe dejar de ser así. Pero hoy lamentablemente, nos marca una tendencia que no podemos dejar de ignorar. De este modo es que se promueve la sobre-politización.

La cultura política, fundamentada en la creación de bases políticas y culturales serias, fundamentadas en la identificación doctrinaria, tiene éxito a pesar del impedimento del actual centralismo porteño.

Este mismo histórico "centralismo porteño", tan bien representado por lo mas oligárquico del liberalismo argentino, entre los que figuran los tan "ilustres", Rivadavia, Sarmiento, Mitre, Alvear, Roca, - hoy reducido a la mínima expresión de Balcarce 50 - impide el natural avance de otra provincia tan importante como abandonada: Buenos Aires.

El histórico resarcimiento, no solo económico, sino moral que desde hace varios años se le niega a la provincia que más recauda para el país - y que seguramente deba seguir haciéndolo, ya que cimenta la solidaridad con las demás provincias- no puede continuar. Ello provoca el deterioro de su propia independencia económica, su soberanía política y su justicia social; y en consecuencia ello, a su vez, estimula la sobre-politización en detrimento de la Cultura política tan necesaria.

Una nueva discusión por la justa reestructuración de la cooparticipacion Federal de todas las provincias, es negada sin motivo válido alguno, a pesar de que fuera incorporada en la constitución de 1994 y nunca fuera cumplida. Ello sustenta el centralismo sobre-politizador.

De este modo, las "fuerzas oligárquicas entreguistas", impiden formar una cultura política tan necesaria como impostergable.

El peronismo sabe muy bien del continuo ataque, por parte de TODOS los "dirigentes" de primera y segunda línea, en contra de intensificar la acción doctrinaria que tanto se nos viene relegando, y que vendría a sostener aquello que tanto anhelaba Perón meses antes de su fallecimiento de trabajar por la Cultura Política.

¿EXISTEN SOLUCIONES A ESTA DURA REALIDAD?

Seguramente que existen soluciones. El primer paso es establecer, fundamentalmente, qué tipo de país queremos y nos merecemos. Por ello en principio, debemos trabajar en un Proyecto de Nación que contenga a todos quienes componen esta sociedad.

"...nuestra Patria necesita imperiosamente una ideología creativa que marque con claridad el rumbo a seguir"

Modelo Argentino, Juan Perón

Debemos trabajar profunda y decididamente en un proyecto que una a los argentinos fuera cual fuese su origen, su formación o su ocupación. Llegar y tocar el corazón de TODOS, es la condición Sine qua non.

"Hay que establecer políticas diferenciales, en todos los campos, y fijar con precisión suficiente la forma de preservar los objetivos nacionales."

Modelo Argentino para el Proyecto Nacional, Juan Perón

Por nuestra parte, los peronistas tenemos un as en la manga; un proyecto de país que seguramente contiene todo lo que una nación necesita, y que desde 1974 lo vienen ocultando tanto propios como extraños. Y esto fue así, porque los "propios y extraños" defendieron un interés distinto al que verdaderamente necesita el pueblo argentino. Hoy podemos afirmar que el pueblo, hasta inconscientemente lo sabe, pero no encontró quien verdaderamente lleve a cabo esta restructuración político-social.

"Este Modelo Argentino Justicialista no puede ser estructurado sino a la luz de un nuevo concepto de cultura, distante de aquel que el imperialismo impuso en el pasado y que aún alienta. "

Modelo Argentino para el Proyecto Nacional, Juan Perón

El Modelo Argentino para el Proyecto Nacional es en definitiva lo que nuestro pueblo necesita. Invitamos a todos que lo lean y lo discutan. Este es, sin lugar a dudas, el UNICO legado político, serio y NACIONAL, que algún político en nuestra patria haya dejado para el bien de la Nación.

Gracias a Dios, el avance y la evolución natural del pueblo no puede nadie detenerlo. Es así que día a día, nos topamos con infinidad de compañeros, que desde diferentes trincheras, vienen inculcando a los jóvenes lo que verdaderamente PERÓN nos encomendara.

"La historia se encarga de formular una severa advertencia a quienes pretenden debilitar la vigencia de los valores permanentes del Pueblo. El intento de desvío no hace sino demorar el progreso de la Nación, pero no logra impedir esa realización que lleva consigo la supresión de cuanto obstáculo se le interponga."

Modelo Argentino para el Proyecto Nacional, Juan Perón

Por nuestra parte, estamos convencidos que "contando con cien mil predicadores" de este Modelo, la revolución Justicialista, legada en el Proyecto Nacional, será una realidad y su consecuencia será indefectiblemente la CULTURA POLÍTICA.

Estos predicadores comienzan a multiplicarse con un solo fin, hacer de la política una cultura, la cultura de la Patria, la cultura de la solidaridad, la cultura del trabajo, la cultura de la unión, en definitiva, la cultura de Perón.


  • Visto: 4918