Skip to main content

Buscan cambiar el nombre de la estación del Subte B “Juan Manuel de Rosas” por Monroe

La legisladora porteña Sandra Mónica Rey, del bloque La Libertad Avanza, presentó el 26 de marzo pasado, Expediente 775-D-2024, este proyecto de ley: “ELIMÍNESE LA DENOMINACIÓN “JUAN MANUEL DE ROSAS” DE LA ESTACIÓN DE LA LÍNEA B DE SUBTERRÁNEOS E IMPÓNESE LA DENOMINACIÓN “MONROE-VILLA URQUIZA”.

El mismo fue presentado en la comisión de Cultura de la Legislatura porteña, donde la legisladora Rey es vicepresidenta segunda, y cuenta como coautores a los legisladores

Edgardo Néstor Alifraco y Rebeca Fleitas, ambos del bloque de LLA.

Grande es mi consternación al enterarme de dicha iniciativa. No sólo por el retroceso que significaría que no haya ningún lugar que lleve el nombre del Restaurador en la ciudad Autónoma de Buenos Aires, sino por los argumentos esgrimidos, que en parte fueron tomados casi textuales de Wikipedia, - le pido al lector que compare la descripción de la vida y obra de James Monroe en  https://es.wikipedia.org/wiki/James_Monroe con los fundamentos del citado proyecto -, donde – al copiar y pegar de internet – hasta contradicen la eficacia de la propia Doctrina Monroe, la cual se busca reivindicar imponiendo el nombre del ex presidente norteamericano a la estación del sube B, denominada Juan Manuel de Rosas, en el barrio de Villa Urquiza de CABA.

Las referencias sobre Juan Manuel de Rosas son contradictorias ya que, al tiempo de considerarlo como un “gobernante pragmático” y destacar positivamente sus logros, e enfocan su crítica período del “terror” del “octubre rojo” de 1840 (sic) y que fue “un precursor del fascismo” (sic). A ello le suma que “la ley de Aduanas consagró su modelo proteccionista”, mientras que Monroe fue librecambista, amén de incluir la referencia a la condena que, en 1856, como “reo de lesa patria”, y, al año siguiente, como la Legislatura bonaerense lo declaró “traidor a la Patria” al sancionar la “Ley sobre enjuiciamiento de Juan Manuel Rosas”.

Para completar el prejuicio explícito en dicho texto legislativo, califican al exgobernador como “el precursor de la liturgia de “lo nacional y popular” Juan Manuel de Rosas”, y categorizan de “populistas revisionistas” a quienes, desde el Instituto Nacional de Investigaciones Históricas Juan Manuel de Rosas y de otros centros de estudio, estudian su actuación gubernamental. Dado que, aunque para mí - y quizás para muchos – dicha acusación es un halago, dichas palabras denotan sus intenciones y prejuicios para ocultar su nombre y borrar parte de nuestra historia nacional.

La imagen de ambos nombres juntos – Rosas y Urquiza –, nodales en nuestra historia e identidad, dan la sensación de unión nacional, así como se hallan juntos en la Catedral de Córdoba los restos del general Paz y el gobernador Bustos.

A ellos suma otra iniciativa, de igual tenor, al pedir retirar las instalaciones artísticas en la Av. 9 de Julio, de las imágenes de Arturo Jauretche y el Padre Carlos Mugica, justo en este año se cumple el 50° aniversario del fallecimiento del escritor linqueño y el asesinato del mártir d ellos pobres.

Lamento que se pierda tiempo y energías en estas propuestas, y no se eleven proyectos para ayudar a la población porteña, dado los problemas económicos y sociales que se viven a diario. Sería deseable que se impulsen acciones en búsqueda de concordia y equilibrio de las pasiones políticas locales, que tanta falta hace en los tiempos que corren.

Por Pablo Adrián Vázquez: Secretario del Instituto Nacional de Investigaciones Históricas Juan Manuel de Rosas

  • Visto: 93